Escrito por BFE

La vida universitaria: exámenes

Spread the love
Los exámenes universitarios, ya sean controles, prácticas, parciales o finales, suelen despertar diversas opiniones, algunos los sienten como retos a cumplir, y otros, como obstáculos a sobrepasar; lo cierto es que son elementos básicos en el proceso de aprendizaje, ayudan a afianzar los conocimientos obtenidos y constituyen un medio de comunicación, en el que el alumn@ expresa al evaluador su dominio y habilidad en los temas tratados en el curso.
Dependiendo del nivel de preparación que tengamos al dar un examen, experimentaremos diferentes sensaciones, si hemos dedicado tiempo a estudiar de manera progresiva durante el ciclo, entonces nos sentiremos tranquilos y el examen será sólo algo rutinario que confirme lo que ya hemos repasado; por el contrario, si hemos dejado todo para último momento, pensando que tenemos todo bajo control, llegado el momento nos sentiremos atolondrados con tantos temas que manejar, lo cual nos lleva al temor, ansiedad, vulnerabilidad, estrés, y como resultado final: bajas calificaciones.
Los alumnos suelen señalar que los exámenes parciales son los que generan mayor ansiedad, pues de ellos depende por «cuánto se van al final», pero qué subyace a esta expresión, en primer lugar, por motivos de promedios y porcentajes, el sacar una alta nota en un parcial daría la posibilidad de enfrentar el examen final con más tranquilidad; en segundo lugar, estudiar menos cantidad de temas (si el examen final es acumulativo) es más manejable.
Éstas son algunas creencias, sin embargo, ya sea final o parcial, acumulativo o no, como alumn@s responsables de nuestro aprendizaje, debemos dedicar nuestros esfuerzos a repasar de manera progresiva, y no esperar a las semanas finales del ciclo para estudiar los numerosos temas de todos los cursos del ciclo.
Durante la etapa universitaria nos enfrentamos a muchas situaciones de evaluación del desempeño, dependerá de nosotr@s mism@s cómo las afrontemos: dotad@s de confianza en nuestra previsión,  o dotados de ansiedad por falta de preparación.
¿Tú qué opinas?
Annia Espejo Bustillos
Psicóloga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.