Escrito por Miluska Arana

¡Estoy estresado!

¡Estoy ansioso! ¡No puedo dormir! ¡Me como las uñas! Son frases que reflejan la reacción de nuestro organismo ante una situación de estrés, conflicto, frustración o presión. En la vida universitaria de la UP, suele asociarse a los exámenes, a las prácticas, a las ?bicas? y ?tricas?, a querer hacer ?mil cosas? en un día que termina resultando corto. La respuesta a estas situaciones es realizar un esfuerzo adaptativo para reajustarnos a las circunstancias y al estado de tensión que generan. Algunos efectos físicos suelen ser: malestar estomacal, sudoración, dolor de cabeza o cuelo, problemas para dormir, etc. Las reacciones psicológicas pueden ser: irritación, ansiedad, susceptibilidad, vulnerabilidad, culpabilidad, baja en la autoconfianza. Si te encuentras experimentado alguno de los síntomas, puedes hacer algo por remediar esta situación y manejar el estrés de forma adaptativa.

  1. Identifica la causa. Si conoces tus estresores, intenta definirlos, analizarlos y desarrollar un plan para lidiar con ellos.
  1. Date un break y respira. A veces es necesario hacer una pausa para reestablecer nuestra tranquilidad, luego podrás retomar tus tareas con más calma.
  1. Evita tomar medicamentos sin prescripción y ?energizantes? con la esperanza de que el cuerpo y la mente ?aguanten? más tiempo en acción. Enfrentar la tensión es una cuestión interna que no depende de condiciones externas.
  1. Duerme bien. Necesitas energía para enfrentar tensiones y tomar buenas decisiones. De lo contrario, solo alimentarás más tus tensiones y disminuirás tu rendimiento.
  1. Pide ayuda si la necesitas. Comparte tus preocupaciones con alguien de confianza. Si lo crees conveniente, solicita ayuda profesional, no olvides que dentro de la UP cuentas con el servicio de Orientación Psicopedagógica, para sacar una cita solo debes escribir a dbe@up.edu.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *